» Técnicas de Microfonía Stereo

Uno de los aspectos mas importantes en el momento de realizar una producción sonora, ya sea musical o audiovisual, es lo que respecta a la captación de un sonido. No basta con tener un buen micrófono. Es necesario saber como ubicar y direccionar el micrófono en función de la fuente que se quiere captar. A este arte se le denomina “técnicas de microfonía”. Sin embargo, existen instancias en las cuales se desea captar un sonido, que debido a sus características, será luego reproducido estereofonicamente en un sistema apropiado. Es por este motivo que se desarrollaron las técnicas de microfonía stereo.

Las técnicas de microfonía stereo más comunes se refieren a la utilización de dos micrófonos para obtener una imagen stereo coherente. Estas técnicas pueden ser utilizadas en estudio o en locaciones, en balance abierto o cerrado, y para instrumentos solistas, agrupación de instrumentos o cualquier tipo de fuentes o ambientes.

Las técnicas que se verán a continuación son las más utilizadas: A-B, X-Y, Blumlein, M-S, ORTF, Faulkner y Binaural.

 

Esta técnica se identifica por el montaje de dos micrófonos idénticos, separados por varios metros entre sí y apuntando en forma paralela hacia la fuente sonora. Estos micrófonos pueden tener cualquier patrón polar, pero el más utilizado para este método es el ominidireccional. Mientras mayor sea el espaciamiento entre los micrófonos, más amplia será la imagen stereo.En un conjunto instrumental, los instrumentos que se encuentran al centro de la agrupación son captados de igual manera por ambos micrófonos. En el momento de la reproducción se puede recrear la imagen fantasma de estos instrumentos en el punto medio entre los dos altavoces. Si un instrumento está fuera del centro, el micrófono más próximo a éste capta el sonido antes con respecto al otro micrófono, lo cual se traduce en un retardo en el momento de la reproducción. Además, un micrófono, capta mayor presión sonora que el otro, lo que se manifiesta en un corrimiento de la imagen fantasma hacia el altavoz asociado al micrófono con mayor presión.

Técnica X-Y

La técnica X-Y es un sistema dependiente de la intensidad, que utiliza dos micrófonos direccionales idénticos (marca y modelo) posicionados con sus cápsulas lo más cercanas posible (sin tocarse) y formando un ángulo entre 90º y 135º. El punto medio entre los dos micrófonos está orientado hacia la fuente y las salidas de los micrófonos son paneadas equitativamente de izquierda a derecha. Los micrófonos direccionales son más sensibles en el eje y su sensibilidad decae a medida que nos alejamos del eje. Los instrumentos al centro del grupo serán reproducidos como una imagen fantasma central. Los instrumentos fuera del eje serán reproducidos con mayor intensidad por el altavoz asociado al micrófono que los capta con mayor intensidad traduciéndose en un desplazamiento de la imagen fantasma. Mientras mayor sea el ángulo entre los micrófonos, más pronunciada será la imagen stereo. La angulación correcta dependerá del patrón polar de los micrófonos y de la imagen que se quiera lograr.

Técnica Blumlein

Esta técnica coincidente, similar a la X-Y, utiliza dos micrófonos bidireccionales angulados en 90º. Es un método con excelente localización de imágenes y fue inventado por un precursor del sonido estereofónico: el ingeniero Alan Blumlein.

Técnica M-S (Mid-Side)

Es una forma especial de técnica coincidente. En este método un micrófono cardioide u omnidireccional se apunta hacia el centro de la fuente sonora y otro micrófono bidireccional se ubica perpendicularmente al anterior. Un circuito matriz suma y resta (M+S, M-S) las señales entregadas por ambos micrófonos. Esto produce señales para los canales izquierdo y derecho. Los resultados dados por la matriz son la convencional respuesta X-Y (M+S = X) y (M-S = Y). Cuando las señales derecha e izquierda son combinadas la suma a la salida será ([M+S] + [M-S] = 2M). La ventaja principal de esta técnica es la independencia entre la señal directa y la ambiente, lo cual permite un control total sobre el espaciamiento en el momento de la mezcla. Además, esta técnica, al igual que todas las configuraciones de par coincidente (X-Y, Blumlein), es monocompatible.

Técnica ORTF

Se define como una técnica semi-coincidente, la cual consiste en la angulación de dos micrófonos direccionales idénticos cuyas cápsulas están espaciadas horizontalmente algunos centímetros. Mientras mayor sea la angulación y la separación, más pronunciada será la imagen stereo. Específicamente, la técnica ORTF utiliza dos micrófonos cardioides angulados en 110º y separados horizontalmente por 17cms. Usualmente, este método entrega una localización precisa, sin embargo se debe tener precaución con las diferencias de fase en el momento de realizar una mezcla monocompatible.

Técnica Faulkner

Esta técnica fue inventada por el ingeniero inglés Tony Faulkner. Utiliza dos micrófonos bidireccionales, a una distancia similar a la de los oídos y sus cápsulas paralelas hacia la fuente. Una barrera acústica es ubicada entre los micrófonos.

Micrófono Binaural

La técnica binaural se utiliza, principalmente, para reproducción a través de audífonos. Generalmente se configura mediante la utilización de dos cápsulas omnidireccionales, que son colocadas en los oídos de un Dummy Head, para simular el sonido que recibe un oyente en una posición específica. Esta técnica puede ser extremadamente realista en cuanto a la localización y al movimiento de los sonidos en los planos vertical y horizontal. Desgraciadamente, estas características de ilusión no son reproducidas fielmente por altavoces.

 

 

 

Tweet